Ideas para configurar un pequeño jardín en la ciudad

Tiempo de lectura minutos

Más allá de las dimensiones, disponer de un jardincito en la ciudad es un sueño convertible en realidad con algo de verde y adoptando unas simples pero bien estudiadas medidas proyectivas.

Quienes viven en la ciudad siempre han soñado poseer un pequeño jardín particular junto a su casa, un espacio en el que relajarse y recargar las pilas después de un largo y ajetreado día de trabajo. No hacen falta espacios inmensos: un pequeño jardín rectangular puede transformarse en un oasis de relax y diversión.

 

Qué jardín elegir

Hay que valorar muy bien qué funciones asignarle al espacio disponible. ¿Deseas un jardín destinado al relax y al home gardening? ¿Quieres un jardín en el que disfrutar de cenas familiares y con los amigos? ¿Prefieres un oasis de bienestar con piscina o una bañera de hidromasaje? Cada función exige una minuciosa proyección de los espacios, la pavimentación, las paredes y las zonas de sombra.

¿Qué se necesita en un pequeño jardín rectangular?

Si quieres aprovechar de la mejor manera un pequeño espacio al aire libre en la ciudad el mejor consejo es valorar cómo distribuir los espacios. Una correcta pavimentación permite identificar las varias zonas funcionales – restauración, cocina y área de relax – que alternar o calibrar con las zonas verdes y las de sombra. Con la pavimentación también se pueden proyectar interesantes recorridos en el verde.

Para demarcar los límites de tu pequeño jardín de ciudad se pueden proyectar lindes verticales, como setos y plantas, resistentes y de fácil mantenimiento, para salvaguardar la privacidad y aprovechar la frescura de la sombra natural, o bien optar por valerse de las paredes perimetrales del jardín con sistemas de plantas trepadoras o librerías y estanterías para optimizar los espacios disponibles.

Para guisar al aire libre lo más idóneo es destinar un área a la barbacoa o a una cocina de exterior separada del resto del jardín, de manera que los humos o el excesivo calor invadan las demás áreas funcionales. Superficies antideslizantes y de fácil limpieza resultan ideales para solar zonas en las que puedan depositarse residuos alimentarios de forma accidental.

Para disfrutar del mejor de los modos de un pequeño jardín en la ciudad las zonas de sombra será conveniente disponer pérgolas y sombrillas, elementos esenciales para el relax. Lo más aconsejable es distribuir los espacios de manera proporcionada, de modo que haya equilibrio entre las partes.