La belleza de la madera blanqueada, en la que se entrevé el veteado, junto con la resistencia, la practicidad y la higiene del gres porcelánico. El gres imitación madera en tonos blancos es perfecto para ambientes modernos de inspiración nórdica o industrial, o para espacios donde prima el estilo shabby chic.