Funcionalidad y estética para los azulejos de cocina de gres porcelánico y cerámica de Ragno. El gres porcelánico es un material práctico que puede utilizarse en la cocina y que reproduce con alta definición materiales preciosos tales como el mármol, la piedra y la madera, así como el metal, el ladrillo, el cemento y el cotto.

Azulejos para la cocina, resistentes a las manchas y al desgaste, antideslizantes y fáciles de limpiar, que no renuncian al gusto, la creatividad y las últimas tendencias del interiorismo. Si bien, por un lado, los efectos de imitación de materiales caracterizan la cocina con un estilo preciso —minimalista, clásico, rústico o vintage—, por otro lado los colores le dan personalidad, mientras que el mosaico y los azulejos decorados o en relieve transforman las paredes de la cocina en auténticos elementos de decoración.

69 Colecciones

Cocina

La cocina es el auténtico corazón del hogar y, con toda probabilidad, uno de los espacios donde más tiempo pasa la familia. Justo por eso la cocina también es uno de los ambientes que más fácilmente se ensucian, además de estar sometido a la humedad.

Para elegir el revestimiento de cocina apropiado, el primer aspecto que se debe tener en cuenta es la funcionalidad, dado el tipo de espacio del que se trata. Es fundamental que las baldosas sean resistentes al impacto, la humedad, el calor y los detergentes. Además, no deben requerir mucho mantenimiento, deben ser fáciles de limpiar y deben ser coherentes con el estilo del resto de la casa. Los azulejos para la cocina de cerámica y gres porcelánico de Ragno satisfacen todos estos requisitos, conjugan practicidad y estética y, además, proporcionan gran libertad de personalización.

La elección de los azulejos para el suelo y las paredes de la cocina se rige principalmente por el estilo arquitectónico general de la casa, y debe adaptarse al mobiliario elegido. Por eso es esencial disponer de una amplia gama de posibilidades y combinaciones que permitan aportarle a la cocina el gusto estético que más nos guste. La paleta de colores disponibles se adecua a cualquier estilo, ofreciendo desde los colores más neutros como el blanco, el gris y el beige, hasta los más oscuros, pasando por otros más vivos, como el naranja y el rojo. Aparte de los colores, se puede jugar con las formas y las dimensiones, eligiendo entre los clásicos azulejos cuadrados o los azulejos hexagonales. También es posible divertirse con los acabados, creando efectos muy sofisticados. Un ejemplo son las baldosas hidráulicas para la cocina, caracterizadas por los bordes irregulares típicos de la cerámica hecha a mano, y los mosaicos para la cocina, ideales para crear zonas en el suelo o la pared en las que centrar la atención.

El mundo del interiorismo aprecia especialmente los acabados que remiten a los elementos naturales. Alicatar la cocina con un revestimiento de imitación de la piedra o el mármol es la solución ideal para una cocina moderna y contemporánea. En cambio, para quienes prefieren que la cocina mantenga una atmósfera cálida y acogedora, los azulejos de imitación de la madera crean el mismo efecto que el parqué, pero sin el mantenimiento que necesita la madera.

 

Realiza tu proyecto con los azulejos para cocina de Ragno. Descubre ahora todas las colecciones.

Cerrar
Leerlo todo