Un azul luminoso para el suelo, las paredes y el salpicadero de la cocina. Los azulejos azules de cerámica y gres porcelánico protagonizan los espacios con la imitación del cemento o de la mayólica, la esencialidad del monocolor o la fantasía de las decoraciones, con la plasticidad del mosaico y de las texturas en relieve.