El azul toma la forma de la cerámica, el gres porcelánico y el cristal en el suelo y las paredes del baño. Un color clásico que se enriquece con las semitransparencias del cristal, los matices de la imitación cemento, el estilo del mosaico, la luminosidad de la imitación mayólica o el gusto de las decoraciones.