Refinados, prácticos y resistentes. Los azulejos blancos de cerámica y gres porcelánico Ragno decoran el dormitorio con paredes y suelos inspirados en los materiales más dispares. Mármol y cemento, pero también madera, piedra y ladrillo. El blanco también es interpretado por los mosaicos y los azulejos decorados o en relieve.