Rico, elegante, clásico y moderno. El gres porcelánico imitación mármol en las distintas tonalidades de marrón se propone para todos los interiores de la casa, para dar personalidad al suelo y las paredes. Disponible en varios formatos de azulejos —desde pequeños hasta muy grandes— y con varias opciones creativas, como mosaicos, texturas en relieve, baldosas decoradas.