Sobria y suntuosa al mismo tiempo, es la imitación piedra en los tonos más cercanos a la tierra. Las baldosas de gres porcelánico marrón pavimentan el suelo y revisten las paredes de la casa con la resistencia y la practicidad del material cerámico y con la belleza de la textura de las piedras, reproducida con alta definición en los tonos más cálidos.