Azulejos de cerámica y gres porcelánico para el salón en las tonalidades más claras. La pureza del blanco se diluye en el veteado del mármol y la madera, en los matices del cemento, en la densidad de la piedra. Mosaicos, decoraciones y superficies en relieve enriquecen su belleza. La practicidad y la resistencia de los materiales hacen que sea funcional en el hogar contemporáneo.