En el salón, la sobriedad del gris se combina con sus sorprendentes posibilidades creativas. Las texturas y los grafismos de los efectos matéricos embellecen los azulejos grises. Mosaicos, decoraciones y superficies en relieve enriquecen su esencialidad. La practicidad y la resistencia de la cerámica y el gres porcelánico hacen que sean funcionales en el hogar contemporáneo.