La calidez del cotto y de la madera capturada en el gres porcelánico, resistente y práctico incluso para exteriores. En la versión de grosor aumentado de 20 mm, se coloca en seco sobre grava, hierba, arena y pavimentos sobreelevados, o bien encolado sobre capa de relleno. Se puede combinar con las colecciones diseñadas para interiores, a fin de crear un pavimento sin solución de continuidad entre el interior y el exterior.