Pavimentos y paredes de espacios destinados al público se revisten de amarillo, color alegre y vivo capaz de alegrar las ambientaciones interiores de hoteles de diseño, restaurantes, locales de moda, salas de exposición y tiendas. Articulado en sus infinitas tonalidades más o menos intensas o en las diversas imitaciones materiales —como la piedra, la resina o el cemento— el amarillo representa una opción de notable impacto estilístico, propuesto en numerosos formatos.