Refinado y atemporal, el azul marino también se puede utilizar para revestir espacios exteriores. El gres porcelánico, gracias a sus extraordinarias características técnicas, no restringe las posibilidades de colocación en terrazas, galerías, porches, caminitos de acceso... Nada impide, en definitiva, alicatar con tonos azul marino las paredes de estos espacios personalizando áreas reservadas a barbacoas o zonas de relax que vivir en cualquier estación del año.