La iridiscencia típica de los metales halla una perfecta expresión en la colección Ironstone

Tiempo de lectura minutos

La colección se ve enriquecida con dos nuevos formatos grandes —de 120 x 120 cm y de 60 x 120 cm— de grosor reducido

Ragno interpreta la iridiscencia típica de los metales en la colección de gres porcelánico Ironstone que, como su propio nombre indica, suma dos fuentes de inspiración distintas: la fascinación urbana del metal y el encanto sólido y concreto de una base mineral.

La colección, que ya estaba presente en la gama en los formatos de 75 x 150, de 75 x 75, de 60 x 60 y de 30 x 60 cm, desde hoy también se encuentra disponible en los nuevos formatos grandes de 120 x 120 y de 60 x 120 cm de grosor reducido, de 6 mm. La aparente inexistencia de juntas de separación, invisibles, amplificada por el formato muy grande, configura un gres porcelánico de efecto metal completamente envolvente, perfecto para superficies residenciales y espacios de hostelería sofisticados y modernos.

Los colores de la serie Ironstone son cuatro: dos propuestas inspiradas en el material natural, como Argento delicadamente brillante y luminoso, y Ghisa, de tonos oscuros e intensos, y dos variantes cromáticas de Bianco y Corten que no existen en la naturaleza, pero que se admiten por su capacidad de transmitir sugestiones y vínculos con determinados ámbitos estilísticos.

Ironstone presenta una superficie satinada, agradable al tacto, que brilla a través de las vetas y los osados contrastes que caracterizan el diseño gráfico del producto, haciéndose así capaz de jugar e interpretar la luz y el carácter matérico profundo y comunicativo de los metales.

La colección se ve enriquecida por una serie de propuestas que aplicar exclusivamente a paredes: los mosaicos y las decoraciones realizadas mediante láser. Tramas florales, tribales y vagamente retro narran las diversas articulaciones del gres de imitación del metal que, inesperadamente, puede tornarse romántico o incluso evocar finas atmósferas vintage.