Soluciones para cocina y sala de estar open space

Tiempo de lectura minutos

En las viviendas modernas se consolida la propuesta de la sala de estar open space, un único espacio que englobe las funciones diurnas del piso. ¿Cómo se puede conseguir un open space de gusto contemporáneo? ¿Cuáles son las soluciones preferibles para valorizar las diferentes medidas? ¿Cuáles son las ventajas?

POR QUÉ ELEGIR UNA COCINA – SALA DE ESTAR OPEN SPACE

La elección de un único espacio para la sala de estar y la cocina puede obedecer a diversas razones y comporta numerosas ventajas:

  • más socialización. Un ámbito único para la cocina y la sala de estar propicia que la familia o los amigos puedan estar juntos también durante la preparación de las comidas.
  • más espacio y luz. Al eliminar pasillos y paredes, se puede conseguir una mayor superficie útil y optimizar la iluminación natural procedente de ventanas y balcones. El hogar se ve más grande y luminoso.
  • más flexibilidad. La planta libre típica de los lofts y los espacios abiertos permite colocar los muebles de manera más flexible y contemporánea, garantizando una mayor facilidad en la distribución y la disposición del mobiliario.

 

QUÉ MUEBLES ELEGIR. LA CUESTIÓN DE LAS MEDIDAS

Según la superficie disponible para el espacio de la cocina – sala de estar, serán necesarias ciertas medidas en la distribución del mobiliario. Será de lo más útil subdividir con el mobiliario las zonas de la cocina y la sala de estar, de modo que el observador perciba cómo, en un único espacio, se separan las funciones principales. En función de las medidas del espacio abierto, se podrán proyectar soluciones diferentes:

Zona de día de 30 a 50 m2: en este caso no existen verdaderas limitaciones. Se aconseja decantarse por una cocina con isla equipada como una mesa alta, acompañada por taburetes. La isla se convierte en el eje de la cocina y en la zona de filtro entre las áreas de la sala de estar y la propia cocina. Se colocarán varios sofás y butacas para conformar una zona de relax y socialización, demarcando con una alfombra grande la sala de estar restante. Si no se quiere la isla, se puede optar por una mesa rectangular grande, de por lo menos 200 cm, para definir el espacio destinado a comedor, como importante ámbito de la vida cotidiana en el que comer, trabajar, hacer los deberes…

Zona de día de 15 a 20 m2: cuando el open space es más pequeño, es mejor decantarse por una cocina en forma de L con una superficie para desayunar unida a la encimera, que cree una zona de separación entre la sala de estar y la zona donde se come. En este caso, esta superficie para desayunar marca el límite entre el espacio de preparación de la comida y el de la sala de estar. Si se prefiere una cocina lineal u oculta, se puede colocar el sofá en paralelo y de espaldas a la cocina y por la parte posterior del sofá una consola, una superficie que haga las veces de aparador de servicio para la cocina o la mesa para comer. Otro truco para ganar espacio puede ser una librería de dos caras, de unos 90 o 100 cm o bien que ocupe toda la altura de la pieza, para establecer la separación de los ámbitos sin sacrificar luz ni espacio útil.