Una finca contemporánea en la Costa Brava en perfecto equilibrio entre privacidad, estilo y paisaje mediterráneo

Tiempo de lectura minutos

Fluidez entre interior y exterior y materiales de sabor natural: la villa se funde con el paisaje gracias a Realstone_Rain de Ragno.

El estudio de arquitectura Jané & Font ha proyectado la reforma de dos casas en una finca situada en Begur, en la Costa Brava, destinadas a la misma familia: los clientes deseaban que la dos estuvieran cerca pero que mantuvieran la máxima privacidad y un estilo acorde con cada propietario.

Ambas viviendas —de estética moderna y minimalista— se funden perfectamente con el paisaje mediterráneo que las circunda, gracias a la decisión de utilizar la piedra en seco como acabado de algunos de los volúmenes para retomar los colores terrosos de la naturaleza.

La vivienda principal se presenta como un volumen de tres plantas (la inferior dedicada por entero al garaje) rodeado por un amplio jardín que alberga una piscina desbordante y un generoso porche que expande ulteriormente la zona de día hacia el exterior: gracias a las enormes cristaleras el verde del paisaje y del césped circunstante se funde con los interiores de la casa convirtiéndose también en protagonista del proyecto de reforma.

Las decoraciones —todas ellas elegidas en las cálidas tonalidades de la madera y en los tonos neutros que cubren toda la paleta de los grises— mantienen la imagen contemporánea y neta de la vivienda, así como los acabados elegidos para los revestimientos.

Para mantener la conexión entre el exterior y el interior se ha empleado la misma pavimentación que cubre toda la zona de día, la zona de noche y una parte del exterior: se trata de la colección Realstone_Rain de Ragno, un gres que se inspira en una piedra caliza de origen inglés caracterizada por una delicada degradación tonal que juega con las tonalidades del greige para coordinarse ulteriormente con los colores de la piedra en seco del exterior.

Para este proyecto se ha optado por el formato de 120 x 120 cm en el acabado Greige, la tonalidad intermedia de las tres —Almond, Greige y Taupe— que pone a disposición la colección, pensadas asimismo para mezclarse entre sí armoniosamente.

Solo uno de los baños exhibe un revestimiento diferente de los del resto de la vivienda: aquí se ha utilizado una decoración de imitación de las baldosas hidráulicas de la colección de gres efecto cemento Studio en el formato de 60 x 120 cm para revestir la pared de detrás del lavabo, en perfecta coordinación con las placas —también de la misma colección— en el acabado beis monocolor empleadas en el pavimento y las paredes restantes.

 

Fotos: Jordi Miralles