Iluminación natural, funcionalidad, muebles de madera con volúmenes sencillos y textiles con motivos bien definidos: estos son algunos elementos de la decoración con estilo nórdico. Pero ¿cuáles son exactamente las características que ayudan a crear una atmósfera nórdica o escandinava en casa?

 

ESTILO DE VIDA “HYGGE”

El entorno doméstico tiene que resguardarnos del ritmo de vida estresante de la ciudad y acogernos en un ambiente general en el que todos los elementos están en equilibrio entre la funcionalidad, una sobria elegancia y el confort. Además, en los meses invernales el hogar es un refugio acogedor donde pasamos muchas horas. Esta es la filosofía que encierra la palabra “hygge”: una sensación de comodidad y calma que se basa en la sencillez de los pequeños gestos diarios que fomentan el bienestar.

 

DISEÑO ATEMPORAL: QUÉ ELEMENTOS ELEGIR

Decorar con estilo nórdico significa promover las sensaciones agradables “hygge”, con elementos de luz cálida que invaden los espacios del hogar. Al elegir la decoración de estilo nórdico, debemos empezar por seleccionar atentamente los muebles y los complementos, que ante todo deben ser funcionales.

En una casa de estilo escandinavo, pocos muebles bastan:

muebles multifuncionales
Una librería de estantes abiertos regulables en la que se integran el escritorio y módulos cerrados con puertas; una amplia mesa de comedor que también puede convertirse en encimera para la cocina o mesa para el despacho; y, en el cuarto de los peques, camas transformables y adaptables según la edad.

la chimenea
El crepitar del fuego y de la madera que arde en una chimenea genera inmediatamente una sensación de calor y confort. Situada en un gran salón o en un estudio, es un objeto que embellece el ambiente doméstico.

la cocina como auténtico corazón del hogar
Es el lugar donde cocinamos junto a la familia y los amigos, y donde pasamos algunos de nuestros mejores momentos: puede integrarse en un amplio salón como cocina abierta o bien tener su propio ambiente separado, con espacio suficiente donde comer. Las directrices del proyecto son las líneas esenciales y una paleta de tonos fríos en contraste con la madera natural.

los materiales naturales
En una casa de estilo nórdico, a menudo los muebles son de madera maciza con acabado natural o blanqueado. Los poquísimos elementos de acabado brillante deben coincidir con la misma luminosidad del material, por ejemplo, el cristal o la cerámica. Si los muebles son de colores, se tiende a preferir los tonos fríos o el contraste entre el blanco y el negro.

luz natural y cerramientos
A causa de los inviernos largos y la poca cantidad de luz, la decoración de estilo nórdico tiende a optar por cerramientos que van del suelo al techo, sin cortinas, para dejar que pase toda la luz natural posible. Aquí también, vía libre al blanco y a la madera para los marcos de las puertas y las ventanas.

NUEVA FUSIÓN: EL ESTILO JAPANDI

En los últimos años se ha ido difundiendo cada vez más el estilo Japandi, que combina la esencialidad del estilo escandinavo con elementos de diseño y aprovechamiento del espacio típicos de Japón. La belleza contemplativa de la imperfección, la introducción de una paleta de tonos más cálidos, la tactilidad acentuada por complementos de fabricación artesanal y la elección de formas más sinuosas son los ingredientes que se integran en el estilo escandinavo y que producen una fusión equilibrada en busca de la funcionalidad.

 

LOS REVESTIMIENTOS EN EL ESTILO NÓRDICO

Las paredes y los suelos tienen un papel fundamental a la hora de crear el estilo nórdico perfecto. Tonos neutros, mates y fríos. Jugar con texturas geométricas en las paredes, rodeadas con la imitación del parqué que ofrece el gres porcelánico. Vía libre a la imitación del parqué en las tonalidades Miele, Avorio, Beige y Marrone de la colección Ossimori, con la posibilidad de colocarla en espiga o en listelos de 20×120 y 25×150.

Para los suelos de tonos fríos y las superficies continuas, pueden utilizarse todos los colores y los siete formatos de la colección Stratford, desde el hexagonal más pequeño de 21×18,2 hasta el azulejo cuadrado de 120×120 o el rectangular de 75×150 cm. Para conseguir un efecto geométrico de gusto escandinavo, es preferible la decoración Tratto en los colores Blue, Green y Grey. Para experimentar con el estilo nórdico en versión Japandi, es aconsejable explorar las posibilidades que ofrecen la paleta cromática más intensa de la colección Patina, con los tonos Cognac y Marsala, o las más brillantes y de aspecto artesanal de las colecciones Gleeze y Look

Colecciones relacionadas