Deslizando el dedo por el mapa, recorriendo carreteras y colinas hacia el sureste, encontramos la histórica región francesa de Provenza, entre bosques seculares de olivos, las llanuras salinas de Camarga y campos de lavanda hasta donde alcanza la vista.
Un refugio apartado y silencioso, revelador de un pasado rico en vivencias, no podría encontrar una tierra mejor que ésta para echar raíces. En estos parajes, el tiempo parece haberse detenido. La cortinas agitadas por el viento acarician el pavimento surcado por pasos lentos que del interior acogedor y luminoso pasan al jardín recoleto y soleado, concebido como una extensión natural de la casa hacia el exterior.


Pocos muebles familiares, algún que otro mullido elemento tapizado con tejidos naturales y una rica colección de objetos de diseño capaces de trasladar la imagen y la concreción de este lugar del pasado al presente, todo ello rodeado por una envolvente de superficies luminosas que comunican con la vista y el tacto, que juegan alternando el tono sobre tono y los contrastes.
El espacio de la casa, con una armonía y un equilibrio perfecto entre sus partes, se percibe en todos los rincones como un conjunto de pequeñas escenografías que enmarcan y valorizan los espacios de la vida cotidiana.
La textura que delinea la envolvente de las paredes y los suelos y que da origen a un sutil juego de luces y sombras revela, a una mirada atenta y cercana, la inspiración en un material de naturaleza íntima y profunda: el cemento.


Este es el material en el que se inspira el gres porcelánico de la colección Stratford de Ragno, utilizado ampliamente en esta vivienda tanto en continuidad cromática entre los espacios domésticos como en contraste para crear soluciones decorativas con gran personalidad.
En el pavimento del comedor y el amplio salón encontramos el formato grande 120×120 Stratford White, una solución minimalista y al mismo tiempo sofisticada que aporta gran luminosidad a los espacios. Una nota de énfasis en la pared de la chimenea, decorada íntegramente con el mosaico Stratford Blue de 30×30 cm.


En el dormitorio principal, el cabecero de la cama se embellece con un precioso tapiz creado con el panel Prive White 120×120 de tramas florales y botánicas, combinado con el revestimiento de gres en los tonos azules de Stratford, perfectamente a juego con los elementos textiles y el mobiliario. En el suelo, las largas duelas de gres efecto madera de la colección Woodsense, utilizada en color Marrone, brindan calor y armonía al ambiente.
Por último, en el exterior se ha optado por la colección Stratford 60×120 cm, en versión estructurada de color White para el patio y en versión de grosor aumentado, 2 cm, de color Clay para la zona de la piscina.

  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno
  • En Provenza, entre campos de lavanda y delicadas sugestiones de un pasado que se torna moderno

Colecciones relacionadas