Los matices marcados, las desportilladuras y las imperfecciones en relieve aportan un aspecto exclusivo a la colección para envolver los espacios con una naturalidad redescubierta

Superficies superbrillantes, cóncavas y convexas, que se combinan con estructuras tridimensionales y se alternan en las paredes para dinamizarlas. Una paleta de cinco colores (Bianco, Beige, Turchese, Giada y Grigio), articulada en tres formatos diferentes de 10×10, 5×15 y 7,5×20 cm, modulares y combinables entre sí, con bordes rectos, para crear soluciones de colocación novedosas.


Colecciones relacionadas