En los últimos años el baño, en la concepción de la casa moderna, ha vivido una evolución importante y positiva. El que era un simple cuarto de servicio ha pasado a ser una verdadera habitación en la que dedicarle cuidados al cuerpo y a la mente.

No es de extrañar, por tanto, que el diseño arquitectónico y el interiorismo del baño hayan experimentado cambios profundos. Los materiales con los que revestir suelos y paredes, así como los sanitarios y los varios elementos de la decoración, hoy día responden a requisitos de tan alta calidad estética y tecnológica que se pueden comparar con lo que, hasta ahora, proyectistas y diseñadores habían ideado para el resto de espacios de la casa.

No es raro que colecciones decorativas pensadas para el baño —modulares, componibles y personalizables— se puedan extender al dormitorio e incluso a la sala de estar y a la cocina, dando vida a una continuidad espacial entre todos los ámbitos de la casa a través del juego de acabados, proporciones e interpretaciones de las exigencias pertinentes a cada una de las necesidades funcionales específicas.

De acuerdo con esta tendencia innovadora y en continua evolución, el baño ha perdido su originaria connotación de ámbito puramente funcional, para exigir una proyección esmerada de todas sus partes. La selección de los azulejos del baño, por ejemplo, ya no está ligada exclusivamente a exigencias tales como las facilidades de limpieza y mantenimiento, sino que se configura como el resultado de una concienzuda evaluación de un conjunto de sugestiones e inspiraciones, no necesariamente vinculadas al baño entendido como espacio independiente y limitado a su individualidad.

Veamos juntos como incluso la selección del esquema de colocación de los azulejos del baño, además del diseño del resto de partes y elementos, puede definir un proyecto innovador, capaz de contribuir a la evolución del concepto del cuarto, por excelencia, dedicado al bienestar y al relax.

 

Formatos de azulejos para el baño moderno: del pequeño, al mediano, al grande e incluso al muy grande

La selección de los azulejos del baño moderno puede servirse de una oferta poco menos que infinita de formatos, colores, imitaciones, texturas y acabados superficiales. Para restringir el campo y llegar a la definición de un proyecto coherente y equilibrado en relación con el contexto general y con los demás espacios de la casa es necesario, en primer lugar, trabajar en torno a un moodboard bien articulado, convirtiendo paulatinamente las inspiraciones en propuestas reales y concretas que, al mismo tiempo, no pierdan su carácter poético ni la capacidad comunicativa de la idea inicial.

  • Cómo disponer los azulejos del baño - 1
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 2
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 3
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 4
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 5
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 6
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 7
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 8
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 9
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 10
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 11
  • Cómo disponer los azulejos del baño - 12

Respetando la coherencia con el moodboard, la paleta cromática y la gama de materiales - que es el fruto de un ulterior ahondamiento en el proyecto -, la labor de elección de los azulejos del baño prosigue con un segundo paso, que consiste en la evaluación del formato y de la textura superficial.

Un azulejo de revestimiento de formato pequeño, caracterizado por una textura que encrespa ligeramente su superficie brillante, haciéndola capaz de jugar con la alternancia de luces y sombras en el transcurso del día, lleva a un resultado estético y emocional completamente distinto a un elemento que, si bien calcando el mismo color o imitación material, se halla disponible en un formato grande o incluso muy grande y presenta una superficie mate, suavemente uniforme.

Escoger qué efecto estético encaja perfectamente con el proyecto de nuestro nuevo baño es, pues, la consecuencia de una serie de cuidadosas valoraciones, que tienen en cuenta el estilo y la funcionalidad, la estética y la tecnología.

 

Esquemas de colocación de los azulejos del baño: sugestiones y ejemplos que copiar

Una vez realizada la selección de las placas de revestimiento idóneas, la tarea todavía no está terminada. La determinación del esquema de colocación de los azulejos del baño puede dar lugar a efectos estéticos completamente diferentes unos de otros y unir indisolublemente la imagen del espacio a una inspiración o a una tendencia inmediatamente reconocible.
 

Pongamos un ejemplo concreto: imaginemos que tomamos un azulejo de cerámica rectangular de formato pequeño, brillante y blanco. Ese azulejo se puede colocar para revestir una superficie:

  • Siguiendo una sencilla disposición horizontal, con las juntas de separación perfectamente alineadas en vertical; el efecto será ordenado, tranquilizador y, si bien moderno, en sintonía con un talante algo rétro.
  • Siguiendo de nuevo una disposición horizontal, pero esta vez escalonando verticalmente las juntas de separación para lograr un efecto “ladrillo”; el carácter abiertamente vintage de esta composición trasladará nuestras mentes y corazones a los metros de Nueva York y París.
  • Trazando un dibujo en vertical, ordenado y riguroso gracias a la perfecta alineación de los azulejos; un estilo moderno, ideal sobre todo para otorgar luminosidad y amplitud visual a baños pequeños y de techo no demasiado alto.
  • Experimentando una colocación creativa, estudiada inspirándose en referencias personales, incluso ajenos al campo del interiorismo y la arquitectura; en este caso la realización constituirá un unicum, plenamente integrado en la realidad particular del nuevo baño y en nuestra personalidad.

 

La fuente de inspiración de la que tomar ideas para elaborar los esquemas de colocación de los azulejos del baño van de la red a las plataformas sociales y a las revistas especializadas.