El pavimento sobreelevado para exteriores es un sistema de construcción muy versátil que se puede colocar sobre todo tipo de pavimentación, sobre impermeabilizaciones de una o de dos capas y sobre asfalto. El sistema de pavimento sobreelevado de 20 mm está formado por:
• Placa de 20 mm: hecha de gres porcelánico con grosor extra de 20 mm, presenta características antideslizantes y una excelente resistencia a las cargas.
• Soportes regulables: hechos principalmente de material reciclable y reciclado (polipropileno), son resistentes a las disoluciones ácidas y básicas, así como a los agentes atmosféricos y a las temperaturas comprendidas entre -30 y +75 °C. Los soportes para exteriores tienen una función de soporte y poseen gran resistencia mecánica. Su diseño permite ajustar su altura (de un mínimo de 2,2 cm a un máximo de 10 cm, que es el límite recomendado por Ragno) y cuentan con accesorios que permiten corregir inclinaciones de hasta un máximo del 5 %.
• Chapa galvanizada: la aplicación de una chapa galvanizada adicional en el dorso de las placas aumenta la resistencia a la rotura del sistema de construcción, de conformidad con la norma EN 12825.
• Malla: la aplicación de una malla en el dorso de las placas mejora la seguridad general del sistema.
 

Instrucciones para la colocación sobreelevada
1. Preparación del sustrato
• Disponer una capa de relleno con una pendiente adecuada sobre la solera.
• Aplicar una capa impermeabilizante para evitar filtraciones y permitir el drenaje de las aguas pluviales.
2. Colocación de las placas
• Apoyar los soportes de polipropileno directamente encima de la capa impermeabilizante y colocar las placas con separadores para determinar las juntas adecuadas.
 

NOTAS:
• Para aumentar el aislamiento térmico y el rendimiento energético, se pueden añadir paneles termoaislantes de densidad adecuada, directamente entre la capa impermeabilizante y los soportes ajustables del pavimento sobreelevado.
• En caso de pavimentos exteriores no protegidos, Ragno recomienda crear una pendiente igual o superior al 1,5 % en la superficie transitable con el fin de limitar la acumulación localizada de agua. Si el agua se acumula en la superficie de los azulejos pese a estar correctamente colocados, será necesario intervenir mecánicamente utilizando un cepillo o un aspirador de líquidos.
• Antes de la colocación, el proyectista deberá valorar detenidamente los siguientes aspectos: el uso previsto (público o privado), la intensidad y el tipo de tráfico, la presencia de agua, las cargas estáticas y dinámicas esperadas, las condiciones climáticas (sobre todo la frecuencia y la intensidad del viento). En caso de colocación sobreelevada, en particular en ámbitos públicos, para aumentar la resistencia a la rotura de conformidad con la norma EN 12825, es aconsejable aplicar una chapa galvanizada en el dorso de las placas.