El B&B Filinona invita a descansar en el corazón de la Sicilia más refinada

Tiempo de lectura minutos

En las inmediaciones del centro histórico de Noto, el gres porcelánico de la colección Abitare ofrece el fondo de un B&B que, ateniéndose a los valores de la tradición siciliana, brinda la modernidad en el servicio de hospedaje

La palabra Filinona en el léxico siciliano indica el momento de las primeras horas de la tarde en que el calor del verano aprieta obligando a detener toda actividad para descansar. El sol deslumbra y un silencio reposado se cierne sobre la tarde. Nos encontramos en Noto, perla barroca del sur de Sicilia.
Filinona es el nombre elegido por los propietarios de un refinado B&B situado en el corazón del casco antiguo de la ciudad.

En este rico contexto se ubica el proyecto del arquitecto florentino Salvatore Spataro: un B&B en el que la tradición y la modernidad se funden en un continuum acogedor y sofisticado. Una sala común para el desayuno de los huéspedes y tres estancias caracterizadas por un objeto típico de la tradición siciliana. Los platos de cerámica de Caltagirone, los cestos antiguos de mimbre y las enormes cartas sicilianas se hallan dispuestos en la pared con el esmero de una exposición museológica y componen los temas visuales del B&B. Se trata de una atmósfera propia del siglo veinte pero con toques de sofisticado carácter contemporáneo

Con los azulejos de gres porcelánico de la colección Abitare se han cubierto las superficies horizontales de los dormitorios, suelos y revestimientos de los baños: son el hilo conductor que conecta cada una de las habitaciones con los servicios correspondientes.
Tres alfombras decorativas en sendas habitaciones con identidad propia que remiten a las sugestiones visuales del Mediterráneo. Dibujos ojivales, penachos, follaje, vástagos entrelazados y ramas estilizadas: el formato pequeño de 20 x 20 cm de efecto mate se distribuye de manera uniforme conformando un patrón continuo que connota los espacios e identifica los itinerarios de disfrute.

En la habitación de los platos se ha optado por la alfombra decorativa 7 con varios tonos grises; en la estancia de las cartas el color azafrán de la alfombra 4 hace las veces de colector de luz, mientras que en la pieza de los cestos, el tema de la alfombra 5 de patrón floral con tonos pulverulentos y azul grisáceo claro envuelve la habitación en una elegante sobriedad.
La colección Abitare constituye el fondo y el marco de un proyecto que, respetando la cultura popular local, sugiere ambientes contemporáneos.

Fotos Samuele Castiglione