Reforma de la cocina: todo el blanco de Ragno

Tiempo de lectura minutos

Descubre cómo articular el color blanco para crear proyectos de estilo moderno o de carácter retro

Muy a menudo se decanta por el blanco la elección cromática de quienes, tras prolongadas búsquedas de motivos de inspiración y después de consultar a profesionales del interiorismo, se disponen a acometer la reforma de la cocina de su casa

Este tipo de intervención puede afectar no solo a las zonas propiamente dedicadas a cocinar, lavar y guardar los alimentos y la vajilla, sino también a las adyacentes, como el comedor o la sala de estar, conformando un espacio completamente remozado de carácter moderno y luminoso. Por esta razón, decidirse por el blanco puede resultar acertado desde varios puntos de vista. 

Si la cocina ocupa una pieza independiente, separada del resto de la vivienda por elementos divisores opacos o transparentes, la definición de un revestimiento de color blanco puede, sin duda, comportar una ampliación perceptiva del espacio del cuarto, anulando virtualmente sus límites. 

En cambio, si la cocina ocupa un rincón o una porción más amplia de la zona de día, la decisión de extender el color blanco no solo a las superficies sino también a la decoración puede crear una presencia en contraste o bien sin solución de continuidad con el espacio reservado al relax. 

Blanco, sin embargo, hay más de uno. Color neutro por excelencia, el blanco se puede interpretar siguiendo diversas sugerencias y concretando la remisión a varios estilos y ambientes, en constante relación con la luz natural.

Así, el blanco de Ragno se articula en distintas propuestas de gres porcelánico y de cerámica, cada una de ellas reconocible por unas características de tamaño y de textura determinadas. La primera opción para los amantes del estilo minimalista está constituida por la colección Off, presentada en la versión de blanco total y en el formato de 30 x 90 cm rectificado.

Quienes adoren el estilo vintage encontrarán en el ladrillo de tipo mayólica de 7 x 28 cm de la colección Eden el blanco neutro que siempre habían deseado: suave a la vista y al tacto y capaz de dar vida a recuerdos imborrables siguiendo la estela de una inequívoca evocación del pasado, cada uno de los azulejos se caracteriza por mostrar un perímetro imperfecto. 

Quienes, más allá de la vista, reconocen el inestimable valor comunicativo del tacto, en cambio, preferirán el blanco de la colección Tempera, delicadamente glaseado, así como el de la cerámica de efecto resina de Flex, concreto, presente y potencialmente coordinable, por contraste, con los colores más resueltos que propone el catálogo.

El blanco transformado en materia pura, en cambio, puede recorrer dos caminos diferentes partiendo de una única fuente de inspiración: la evocación del pasado. Por una parte la colección Cocciopesto, azulejos de cerámica que interpretan la historia artesanal distintiva de Italia sobre la superficie de las placas de 40 x 120 cm; por la otra, las colecciones Imperiale y Bistrot. que le brindan a la pureza del blanco las ideas de lujo, preciosidad y fulgor históricamente asociadas al mármol.