Soluciones de decoración para un salón moderno, bonito y funcional

Tiempo de lectura minutos

Organizar y decorar un salón pequeño o grande con varias funciones y soluciones modulares y versátiles

El salón es por antonomasia el lugar de la casa destinado a desempeñar toda una serie de funciones diferentes. Las más tradicionales, como recibir a las visitas, relajarse, ver la televisión o leer un buen libro, actualmente tienen que compartir el espacio disponible con las nuevas necesidades de la vida moderna.

Y así, no es raro que sea precisamente el salón donde se instalan uno o varios espacios dedicados al teletrabajo o incluso una pequeña zona de juegos para los niños, además de una extensión de la cocina o de una cocina abierta, y de la zona reservada a la mesa de comer.

Por eso, la palabra clave en el diseño de la decoración del salón es la versatilidad. Para lograr crear un espacio dinámico y fluido que responda perfectamente a las exigencias más variadas, ayudan mucho los sistemas de decoración que las empresas desarrollan con criterios de modularidad, combinabilidad y transformabilidad a lo largo del tiempo.

Estos sistemas son especialmente eficaces cuando lo principal es decorar un salón pequeño en el que hay que sacarle partido y valorizar al máximo cada hueco, rincón y pared, tanto desde el punto de vista estético como funcional.

 

Veamos algunas soluciones para:

  • organizar la zona de descanso y conversación para que resulte cómoda y acogedora;
  • montar una zona de juegos en el salón;
  • estudiar la distribución y los muebles de una pequeña zona de estudio en el salón con uno o varios espacios de trabajo.

Las distintas soluciones podrán constituir una especie de breve manual de interiorismo, repleto de ideas para un salón tanto grande como pequeño, en función de las necesidades.

 

Ideas para un salón pequeño: la zona de conversación y descanso

Normalmente, la zona de conversación y descanso ocupa la mayor parte del salón, tanto si es grande como si es pequeño. El sofá y, si hay espacio suficiente, una o dos butacas, se disponen mirando hacia la librería donde también está el televisor o, mejor aún, hacia la ventana.

Para decorar un salón pequeño de forma que sea cómodo y, al volver a casa, nos acoja y nos reconforte tras un largo día de trabajo, no solo hay que cuidar la distribución de los elementos, sino también elegir con cuidado el color del suelo del salón y valorizar al máximo el papel de la iluminación natural y artificial.
 

Los puntos fundamentales de un buen proyecto para la zona de conversación y descanso son:

  • colocar el asiento principal (el sofá) a ser posible de forma que esté mirando hacia una de las ventanas;
  • crear un rincón para la televisión en un espacio que no esté a la vista nada más entrar y, sobre todo, que no esté frente a la ventana para evitar molestos reflejos en la pantalla;
  • distribuir los asientos (sofá, butacas, pufs, si los hay) creando un espacio envolvente y bien definido, mejor aún si se subraya con una alfombra amplia y mullida;
  • colocar las lámparas de forma que cumplan cometidos muy precisos: iluminar correctamente el espacio en su conjunto, proporcionar la luz necesaria para la lectura, acentuar algún que otro detalle de los muebles y los complementos;
  • elegir un color neutro dominante (que no tiene por qué ser el blanco) y un material principal, como el gres de imitación de la madera, combinarlos con un color de acento (verde, azul, rojo) y elegir los muebles, los complementos y los accesorios en función de esta paleta de colores y materiales.